Las posibilidades de entrega parecen no tener fin para Amazon, que tras desarrollar sistemas para poder dejar el paquete en el propio vehículo o incluso en el domicilio sin estar presente el destinatario, ha comenzado a ofrecer a sus miembros ‘Prime’ en Estados Unidos la opción de recibir sus pedidos en sus garajes.

El servicio ‘Key for Garage‘, que fue presentado oficialmente en el mes de enero, es la mejor opción para aquellos clientes que no están de acuerdo con la idea de que un repartidor pueda acceder a su domicilio.

Para empezar a operar con él, es preciso contar con un sistema de apertura compatible con el dispositivo de control MyQ, como los que diseñan Chamberlain y LiftMaster. La multinacional ha habilitado una herramienta de búsqueda en su página web para comprobar si las puertas son compatibles.

En caso de que no lo fueran, Amazon enviará un adaptador al domicilio del cliente. Una vez instalado, si el comprador dispone de una cuenta ‘Prime‘ podrá solicitar este servicio y controlar el estado de la entrega través de la ‘app‘ o incluso ver lo que sucede a través de la ‘Cloud Cam’ diseñada por el gigante del e-commerce.

De momento, el servicio está disponible en un total de 50 ciudades en Estados Unidos, tras 13 nuevas incorporaciones entre las que se incluyen ciudades como Las Vegas o Rochester.