En un escenario tan convulso como el actual, el comercio electrónico sigue incrementado su actividad, especialmente en el ámbito internacional, donde este segmento encuentra un campo abonado por su facilidad para traspasar fronteras.

Consciente de esta tendencia, Amazon extiende sus capacidades para gestionar servicios transfronterizos, especialmente en productos de alto valor añadido.

Así pues, además de utilizar las instalaciones de los aeropuertos de Barajas y Zaragoza de manera habitual y desde hace ya largo tiempo, ahora la multinacional norteamericana ha empezado a trabajar también en la instalación barcelonesa de El Prat.

Desde mayo

En concreto, Amazon habría empezado a recibir operaciones de carga en el aeropuerto de Barcelona desde finales del pasado mes de mayo, con el objetivo de operar dos aviones con el recinto catalán semanalmente.

De hecho, los registros ya se han hecho notar, dado que la instalación barcelonesa ha recuperado su segundo puesto por volúmenes de carga en España durante el pasado mes de mayo, con un total de 6.444.737 kilos mensuales, aunque el registro supone un descenso anual de un 55,9%, en el marco de la crisis sanitaria de la covid-19.

La idea de Amazon es aprovechar la conectividad aérea del aeropuerto de El Prat para la gestión de envíos transfronterizos de comercio electrónico en Europa y, a nivel nacional, también en España.