Con motivo del confinamiento decretado en muchos países por la crisis sanitaria del coronavirus, son muchos los que prefieren realizar por Internet las compras de los artículos que necesitan para pasar la cuarentena. Al no tener que abandonar el domicilio, se considera un método más seguro, pero en cualquier caso, también entraña algunos riesgos.

Durante una entrevista en la CNN, el vicepresidente de Asuntos Corporativos de Amazon, Jay Carney, ha ofrecido algunas recomendaciones para la correcta recepción de la paquetería, alineadas con las de la Organización Mundial de la Salud y el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos.

Lo primero es tirar el envoltorio externo, puesto que este elemento es el que tiene más posibilidades de haber estado en contacto con el virus, que puede sobrevivir hasta 24 horas en este tipo de superficies.

En segundo lugar, debe limpiarse el paquete con toallas desinfectantes o alcohol. Aunque es difícil que haya podido estar en contacto con el virus, podría haberse producido algún tipo de contaminación en lugar de origen o incluso en el centro de distribución.

En lo que respecta al producto en sí, es mucho más complicado que pueda estar infectado, pero el cliente también puede desinfectarlo para asegurarse si este proceso no va a dañar el material. Al finalizar el proceso de limpieza, es importante que el cliente también se lave las manos adecuadamente.

Por último, se recomienda dejar el paquete durante un tiempo en el mismo lugar en que ha sido entregado, siempre que sea posible. Por ejemplo, en Estados Unidos, es habitual que los paquetes se dejen en la entrada de las casas o incluso en el garaje.