Amazon ha anunciado a las empresas que venden a través de su marketplace en España que les repercutirá la ‘tasa Google’ que cobra la Administración a partir del próximo 1 de abril, al igual que hace en otros países, como Francia o Italia

La multinacional norteamericana absorberá este coste desde la entrada en vigor del impuesto el pasado 1 de enero y hasta primeros de abril, incrementará su comisión en un 3%

Desde ese momento, cada empresa deberá decidir si absorbe la subida o si la traslada a sus clientes finales. En todo caso, parece que, con un canal on-line cada vez más consolidado, gracias en parte al impacto de la pandemia, no se cortará el avance del comercio electrónico como un segmento cada vez más pujante y con largo recorrido por delante en España de camino hacia la consolidación que tiene en otros mercados europeos.

Sin embargo, sí que podría limitar el acceso de pequeñas empresas a este canal, en el que los márgenes ya antes de esta situación son extraordinariamente ajustados para mantener la competitividad en precios con el canal físico.

Así mismo, el papel de liderazgo que juega el e-tailer estadounidense abre la puerta a que otros operadores del e-commerce decidan hacer lo mismo en lo que supondría a la postre un impacto generalizado sobre el comercio electrónico.

La ‘tasa Google, es un impuesto que deben abonar aquellas empresas con ingresos de más de 750 millones de euros y con ingresos en España de más de tres millones de euros para servicios on-line.