La Unión Europa ha ampliado recientemente, hasta el 3 de marzo de 2015, el plazo máximo para recibir solicitudes y propuestas de los proyectos que pretenden beneficiarse de las subvenciones del mecanismo Conectar Europa, sustituto del programa Ten-T, y cuya primera partida de ayudas ascenderá a 11.930 millones de euros.

Dicha cantidad forma parte de los 26.400 millones de euros que Europa invertirá entre los años 2014-2020 para la financiación de proyectos que impulsen un transporte más sostenible a través de la intermodalidad, y que supondrá multiplicar por tres la partida de 8.000 millones de euros destinada con el mismo fin entre 2007 y 2013 a través del programa Ten-T.

En este contexto, la línea de financiación al programa de trabajo multianual iniciado en 2014 se ha dividido en cuatro objetivos estratégicos para el impulso al transporte y la logística.

Así, se destinarán 6.000 millones para financiar el primer objetivo, que es el de reducir los cuellos de botella así como los eslabones perdidos en la cadena de suministro del viejo continente, mejorando la interoperabilidad ferroviaria, y, en particular, la mejora de los tramos transfronterizos.

La segunda línea estratégica tiene como fin garantizar sistemas de transporte eficientes y sostenibles a largo plazo, con miras a la preparación de nuevos flujos de transporte, además de reducir las emisiones de todos los modos mediante la transición a nuevas tecnologías que lo permitan, por lo que se destinarán 250 millones de euros al desarrollo de proyectos de innovación y a la mejora de la seguridad en las infraestructuras.

En tercer lugar, Europa financiará con 750 millones acciones encaminadas a la optimización de la integración e interconexión de los modos de transporte, a la mejora de la interoperabilidad de los servicios y a la accesibilidad de las infraestructuras.

Por último, otros 4.000 millones serán asignados a los Estados Miembros a través del Fondo de Cohesión, en el que podrán integrarse actuaciones ya recogidas en los objetivos citados.