Prácticamente todos los puertos españoles, excepto alguno secundario de menor actividad, han parado hoy su actividad de estiba entre las 8 y las 9 hora de la mañana para asistir a las asambleas informativas organizadas por la Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios, junto con UGT y CCOO, en las que se ha mostrado el más enérgico rechazo al cambio legislativo de la actividad portuaria que estudia el gobierno portugués.

Según señala en un comunicado el sindicato mayoritario en la estiba española, el cambio legislativo en el país vecino «traerá consigo una reducción del ámbito laboral de los estibadores lusos, así como una precarización de los condiciones de trabajo«.

Todos los países europeos afiliados a IDC (International Dockworkers Council), Francia, Suecia, Dinamarca, Chipre, Grecia, Reino Unido, Eslovenia, Malta, Italia y, por supuesto, Portugal, pararon también su actividad portuaria para trasladar a todos los trabajadores la situación que se vive en Portugal y la tendencia que sigue Europa, «con la intención de lograr una aún mayor cohesión entre los estibadores, para luchar contra estas agresiones de manera común«, defiende Coordinadora. Países como Bélgica y Noruega también secundaron la protesta.

Revisión de la política portuaria

El paro coincide con la apertura de la Conferencia para la revisión de la política portuaria europea, organizada por el comisario Kallas, cuyo título es «Liberar el potencial de crecimiento» y que se desarrollara a lo largo del día de hoy y mañana. A esta conferencia acuden representantes de IDC para denunciar la situación de los estibadores portugueses y comunicar que «si la Comisión Europea no toma en consideración los argumentos esgrimidos por esta organización y media en el conflicto para abrir un camino de negociaciones, los puertos europeos iniciarán acciones de protesta, a finales octubre, que afecten a los buques con origen o destino Portugal», amenaza el sindicato.