Ana-Pastor-en-Foro-Sector-Ferroviario

Ana Pastor momentos antes de comenzar su intervención en el Foro del Sector Ferroviario de Unidad Editorial

Las ayudas públicas para el transporte ferroviario solo pueden destinarse para las obligaciones de servicio público, que nadie piense que los ciudadanos van a subvencionar el transporte de mercancías, que presenta un déficit de 90 millones de euros”. Así de tajante se volvió a mostrar este martes la ministra de Fomento, Ana Pastor, durante la inauguración del seminario Sector Ferroviario organizado por Unidad Editorial en Madrid y que contó también con la asistencia del presidente de Adif, Enrique Verdeguer, y el de Puertos del Estado, José Llorca, además de otros destacados ponentes.

Pastor, una vez más, explicó los planes de su departamento en el sector ferroviario, que pasan por la liberalización “y  no por la privatización” enfatizó “porque Adif y Renfe tienen un modelo de endeudamiento desaforado y sin futuro”. La ministra justificó también sus planes en que “el transporte ferroviario está en transformación en toda Europa”. Estamos, aseguró Pastor, “viendo las fortalezas y debilidades de todos los casos, pero el Gobierno es consciente de los beneficios de la liberalización”.

La  ministra tampoco perdió la oportunidad de recordar que del endeudamiento de 5.000 millones de euros en conjunto del sector ferroviario español cuando el PP dejó el Gobierno en 2004 “nos hemos encontrado con que ahora es de 20.000 millones de euros, con un apalancamiento que ya es imposible

«Nunca he visto tantos estudios, y que no se aplique ninguno»

En el caso del transporte ferroviario de mercancías, la ministra fue muy gráfica al asegurar que “nunca he visto más estudios sobre este tema en mi vida. Creo que no hace falta más estudios al respecto porque, además, ninguno se ha aplicado”.

En este sentido, Pastor expresó que el problema fundamental de la poca representatividad del ferrocarril para mercancías en España se centra en los graves problemas estructurales que presenta, “sin conexión con los puertos ni zonas logísticas”. Hay, aseveró, “que contar con socios logísticos y operadores que sepan”. Su objetivo pasa por la necesidad de definir este negocio y “fijar una política de cánones razonables para que los operadores puedan recuperar el coste real de sus operaciones”.

En este sentido, la titular de Fomento apuesta por un Adif  “transparente y que no discrimine el acceso a los operadores”, además de rentabilizar la red actual y ser más eficiente. Entre las medidas concretas, la ministra reiteró el compromiso de terminales intermodales abiertas 24 horas todos los días del año, creación de surcos preferentes en “poco tiempo”, adaptación del ancho UIC en la red y conexión de las áreas logísticas y los puertos con la red ferroviaria. Todo ello con el objetivo de duplicar al menos el 4% de cuota actual del transporte ferroviario de mercancías.

Enrique-Verdeguer-en-foro-Sector-Ferroviario

El presidente de Adif junto al moderador de la mesa y Francisco Minayo, director de Operaciones de Renfe

Cánones que permitan la competencia y la financiación para Adif 

Respecto a la política de cánones, Enrique Verdeguer, secundo las palabra de la ministra si bien matizó que el pasado año Adif recaudó 36 millones de euros en concepto de cánones pagados por los operadores “una cantidad muy baja” y por ello apostó por fijar cánones que “permita la competencia de los operadores y a nosotros poder financiarnos”.

En concreto, Verdeguer calificó los cánones en mercancías como “muy bajos” en comparación con países como Francia “donde son entre 20 y 30 veces superiores, a pesar de lo cual el tráfico de mercancías es superior al de España”. Por ello, “la tarifa de cánones no puede ser la única explicación del poco uso del transporte ferroviario para mercancías”, dejando la puerta abierta a una posible modificación que ayude a incrementar los ingresos de su compañía para poder hacer frente al mantenimiento de la red.

En mercancías, el presidente de Adif aboga por dar soluciones “posibilistas” como el tercer carril o el uso de la red convencional.

Respecto a las nuevas inversiones, Verdeguer cree que “no son un fin en sí mismo, sino que es un medio para conseguir otros fines, como la de superar la crisis”. En este sentido apostó por “no detener las inversiones, pero es necesario gestionar con el máximo rigor”. Verdeguer no ocultó que en estos momentos el principal problema del Adif para acometer nuevos proyectos es “captar financiación”.

Reestructuración de Renfe

Por último, Francisco Minayo, director de Operaciones de Renfe Mercancías, abordó el proceso de reestructuración del operador público  con el fin de prepararse para competir en el mercado liberalizado. En todo caso, el directivo matizó que la liberalización a partir del próximo 31 de julio “no cabe esperar que llame a un gran número de operadores porque en sí el sector es limitado y no admite a un gran número de empresas compitiendo”.

Respecto a Renfe, además de ponerla en valor, es necesario que se limite cuáles son los servicios de obligación pública que debe realizar y cuáles los comerciales. En mercancías, reconoció que sus ingresos actuales no llegan al 10% del total de Renfe Operadora y “es imposible encontrar equilibrio en este negocio por la imposibilidad de recibir ayudas públicas”. También reclamó la conexión ferroviaria de los puertos y la adaptación de los corredores para que puedan circular trenes de 750 metros para que disminuir los costes de los operadores.

Fondos TEN y Corredor Mediterráneo

La ministra de Fomento anunció que este mismo mes de noviembre, España presentará, junto al resto de países de la UE, los proyectos de redes de transportes para los que se solicita la cofinanciación con las ayudas de los Fondos TEN-T. En todo caso, Pastor advirtió que esto no implica que España pueda abordar por sí sola otros proyectos que considere prioritarios.

En el caso del Corredor Mediterráneo, la ministra insistió en que es “una prioridad del Gobierno, con dinero en los PGE 2013 de 1.079 millones de euros”. También destacó que este mismo año se van a concluir las obras de la línea de alta velocidad entre Barcelona y la frontera francesa para que a partir de abril de 2013 pueda estar en servicio la conexión directa entre España y Francia.