Puertos del Estado ya ha pedido a la patronal Anesco y a los sindicatos que preparen sus documentos con sus alegaciones al dictamen motivado de la Comisión Europeo contra el modelo español de estiba y que presentará, junto a sus alegaciones propias, al jefe de la Unidad de Puertos de la Dirección General de Movilidad y Transportes de la Comisión Europea (DG-TREN), Dimitri Theologitis, antes de que finalice el año, según ha reconocido el organismo oficial.

En principio, la patronal baraja la posibilidad de que la semana que viene ya esté en condiciones de ofrecer a el organismo público sus observaciones. No obstante, el presidente de Anesco, Carlos Larrañaga, y el director general, Javier Expósito, han aclarado que este documento conjunto que presentará Puertos del Estado, no será necesariamente de consenso entre todas las partes afectadas sino que recogerá los argumentos jurídicos que cada uno proponga.  “Nosotros haremos nuestras alegaciones jurídicas y sindicatos y Puertos del Estado harán las suyas para presentar a la Comisión”, asegura Expósito.

Tras la celebración de la asamblea general de la patronal celebrada hoy en Madrid, y donde se ha abordado ampliamente el asunto, ambos dirigentes han mostrado su satisfacción por la reunión mantenida el pasado martes con Dimitri Theologitis porque “si bien el encuentro no significa que el dictamen motivado cambie, sí fue positivo porque nos han escuchado y eso es un valor añadido y abre una nueva posibilidad”.

Así, el director general de Anesco ha confirmado que se pusieron sobre la mesa “argumentos jurídicos sólidos, con independencia de observaciones de otra índole que no juegan tanta importancia”.

Dos principios, libertad de establecimiento y contratación

En su opinión, el dictamen de la Comisión entra en dos temas fundamentales, como son la libertad de establecimiento y libertad de contratación. “El primero es claro que en España existe porque si no no estarían compañías como Maerks, MSC, Hutchison Port, etc, y esto lo expusimos en la reunión por si no lo sabían”. Por tanto, la batalla, incide Expósito, se centra en “la libertad de contratación, que tiene sus matices jurídicos”.

Estas razones jurídicas se basarán en que la estiba en en la legislación española «es un servicio básico de interés general, estamos obligados por una ley aprobada en el Parlamento, y ofrecemos un servicio universal dentro de unos puertos de interés general». Para Expósito, todo esto aporta matizaciones con el Tratado de la Unión, «y queda claro que no somos servicios comerciales que tendría otro tratamiento”, puntualiza.

“Estas alegaciones son los que tiene que debatir la Comisión Europea, y no nos tiene que dar la razón pero sí son argumentos de peso para que se valoren y sirvan en su día de defensa ante los tribunales de justicia europeos”.

En relación a quién o quienes han podido hacer la denuncia, un asunto que desde la Comisión se sigue ocultando, los responsables de Anesco indica que hay algunas sospechas «pero el debate no es ese porque el dictamen está ahí y, aunque está muy motivado, consideramos que no es completo y con los datos jurídicos que vamos a aportar podemos refutarlo, con independencia de que finalmente no nos den la razón y digan que colisiona con el Tratado de la Unión».

Acuerdo Marco, posible y deseable

Cuestionado sobre si esta situación con Europa frena la negociación de un nuevo acuerdo marco en el sector, Carlos Larrañaga entiende que no debe ser un obstáculo, sobre todo «porque el actual venció en julio de esta año y el periodo de ultractividad finaliza en julio de 2013«.

Nosotros, insiste, «preferimos tener un acuerdo marco y nos gustaría tenerlo cerrado antes de que finalice el periodo de ultractividad porque hay que seguir avanzando como empresarios, porque el mercado evoluciona y los clientes cada vez son mas exigentes«.

Evolucionar hacia una estiba más flexible y barata

Cuestionado por cadenadesuministro.es sobre cuál debe ser el modelo al que debe evolucionar la estiba española, Larrañaga entiende que «el modelo de bolsa de trabajo por el cual cuando tienes faena contratas a personal y cuando no, los dejas a disposición de otras empresas nos parece correcto«. En su opinión, donde tiene que evolucionar es hacia la flexibilización, «a trabajar por la competitividad para intentar rebajar los costes«. Hoy en día, sostiene el presidente de Anesco, «no nos podemos permitir subir precios y, por lo tanto, subir costes, porque sencillamente el mercado no lo permite«.

Tampoco pasa por alto que en muchas empresas y puertos se están produciendo bajadas de tráficos, que se traduce en un reparto de costes fijos entre menos unidades a mover, «con lo cual no basta con no subir costes sino que hay que rebajarlos«. Por lo tanto, «el modelo nos gusta pero tiene que flexibilizarse y ser más barato por unidad manipulada«, advierte Larrañaga.