El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Francisco Javier García Sanz, expuso este jueves al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la importancia que tienen los costes logísticos en el sector español del automóvil, de ahí la necesidad de acometer mejoras en las infraestructuras, especialmente en lo referido a los accesos viarios y ferroviarios a los puertos y en las conexiones hacia Europa.

García Sanz, que ha participado este viernes en rueda de prensa junto al presidente de ACEA (Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles), Sergio Marchionne, ha insistido en la importancia de las mejoras logísticas en España porque las «exportaciones están siendo cada vez más difíciles y debemos mejorar con mayor rapidez las infraestructuras disponibles para nuestros transportes, potenciando los accesos a los puertos e introduciendo los cambios regulatorios necesarios para optimizar las eficiencia de los medios de transportes que utilizamos«.

En la reunión con Rajoy, en la que participó el presidente de ACEA, se transmitió la preocupación del sector pero también «nuestra firme apuesta por contribuir al crecimiento económico de España y a la superación de la crisis actual«. La situación «en el mercado europeo está débil, pero en España es crítica«, ha asegurado el presidente de Anfac, de ahí la necesidad de poner en marcha un plan de estímulo para recuperar las ventas , la confianza y la calidad de nuestro parque automovilístico, y así «contribuir al propio crecimiento económico español».

Asimismo, se abordó la competitividad del sector español de automóviles «sujeto a una durísima competencia no solo entre marcas sino también entre las diferentes plantas de un mismo grupo» ha dicho García Sanz, y por ello espera contar con el apoyo del Gobierno.

Para lograr este objetivo, el presidente de Anfac considera que la reforma laboral ha sido «difícil y necesaria», pero cree que todavía necesita complementos que aseguren la plena autonomía del convenio de empresa y el adecuado retorno en los programas de formación que realizan las empresas.

Momento complicado para la industria europea

Por su parte, Sergio Marchionne, reconoció el complicado momento que vive la industria europea de automóviles y puso como ejemplo el mercado italiano «que tiene la peor situación desde 1983, y aunque en Alemania la situación es estable pero no se percibe la fortaleza histórica que siempre ha tenido este mercado«.

La realidad, asegura el presidente de la ACEA, es que «estamos viendo reducciones muy drásticas en todo Europa y el resultado es que en los últimos años el mercado europeo de automóviles ha ido aminorándose«. Así ha hecho referencia a los últimos datos apuntan a una caída del 8,7% en los mercados de la zona euro.

Cuestionado sobre los beneficios que supondría que los gobiernos adoptaran planes de ayudas, Sergio Marchionne, ha señalado que existen divergencias sobre los verdaderos beneficios que producirían estas ayudas. En principio, «apoyamos todas las medidas que favorezcan un aumento de la demanda, pero de carácter permanente, porque a los fabricantes no nos gustaría un incremento puntual, lo que necesitamos son ayudas estructurales«.

Por ello, la ACEA apoya los acuerdos de libre comercio entre Europa y países de otros ámbitos económicos «pero que tenga carácter de reciprocidad para ambas partes«. En este sentido, ha recomendado a las autoridades económicas europeas que hagan un análisis sobre los pro y los contras de los acuerdos de libre comercio con países concretos porque «se tiene que ver el flujo real de vehículos en ambos sentidos«.

Así, Marchionne no entiende como es posible que con el acuerdo de libre comercio entre Europa y Corea del Sur «estamos observando un aumento del flujo de coches coreanos hacia Europa, pero no al revés«. Y ha advertido que estos acuerdos son «irreversibles, por lo que tenemos que saber en Europa qué queremos«.