semirremolques portacontenedores aparcados en el puerto de Vigo

Semirremolques portacontenedores aparcados en el puerto de Vigo

La ‘Asociación Empresarial de Mercadorías por Estrada de Galicia‘ (Apetamcor) ha exigido al puerto de Vigo que se reúna con los transportistas que trabajan en la terminal de contenedores, con el objetivo de conocer de primera mano cómo les está afectando la reducción del estacionamiento vigente desde principios de mes, con el fin de «evitar enfrentamientos», según informaciones de Faro de Vigo. 

El colectivo ha vuelto a denunciar que el puerto rompiera unilateralmente el diálogo con los transportistas el 19 de febreroPor ello, sigue defendiendo que se debe escuchar tanto a los dueños de grandes flotas como a las pequeñas empresas, a las que no se las incluyó en el sorteo de plazas, así como a los autónomos que trabajan al enganche «que fueron expulsados totalmente del puerto sin opción alguna», según defiende la asociación. 

Con respecto a la iniciativa impulsada por el puerto de buscar una parcela de 100.000 m² en Mos o Porriño para ubicar un macrocentro logístico del transporte, desde Apertamcor defienden que los transportistas no deben estar aislados ya que son un eslabón más de la actividad industrial y logística.

Así, desde las asociación defienden que cada zona industrial debería tener su propio espacio reservado, acorde a sus dimensiones, para este sector, ya que los transportistas deben tener su vehículos cerca de los lugares de trabajo, y «no tiene sentido que polígonos industriales de más de un millón de metros cuadrados destinen al transporte apenas 20 plazas de estacionamiento», argumentan en la misma.

Se alarga el conflicto 

Cabe recordar que hace menos de una semana, el pasado miércoles 11 de junio, la misma asociación junto con ATC denunciaban una campaña de acoso desde la Autoridad Portuaria hacia los transportistas de contenedores del puerto, al considerar que esta ponía multas por el «mero hecho de parar» en los sitios ahora prohibidos para recoger o entregar documentación.

A este respecto, el presidente contestó apenas 24 horas después que la nueva normativa debía empezar a cumplirse, después del periodo de dos semanas que han dado al sector de transporte para adaptarse.