El procedimiento juidicial planteado por los representantes sindicales de la plantilla de la plataforma logística de Amazon en el municipio madrileño de San Fernando de Henares por el cambio unilateral en la aplicación del convenio colectivo en abril del año pasado se ha retrasado siete meses, hasta el próximo mes de septiembre.

Este nuevo retraso supone alargar los plazos para encontrar una solución externa a una situación que las partes no han podido solventar y que ha conducido a diferentes movilizaciones que también se han extendido a otros países europeos. Sin embargo, desde Comisiones Obreras se ve como una oportunidad para «reabrir la mesa de negociación e intentar nuevamente alcanzar un acuerdo».

Los sindicatos quieren que cualquier cambio en las condiciones laborales pase obligatoriamente por la negociación colectiva como vía de negociación, mientras que la multinacional estadounidense alega que está cumpliendo con la normativa al aplicar el convenio sectorial, en vez del específico que tenía el centro hasta abril de 2018, y está dispuesta a dialogar, pese a la ya endémica falta de acuerdo.

Adicionalmente, algunos trabajadores de la plataforma madrileña del gigante del comercio electrónico también han abierto otro frente judicial, al llevar ante los Tribunales los impagos por los atrasos generados por el cambio de convenio.