APM Terminals Valencia ha ampliado su servicio VGM con tres nuevas básculas equipadas con cámaras y sensores.

Los equipos permiten controlar y registrar el peso de los vehículos con y sin carga, de forma semiautomatizada, así como aumentar el número de pesadas simultáneas en las instalaciones.

De este modo, la puesta en funcionamiento de estos tres dispositivos de medición del peso forma parte de la primera fase de ampliación del servicio VGM servirá para mejorar el flujo de camiones, adaptar el servicio al tráfico actual e incrementar la seguridad al verificar el peso bruto de los contenedores.

Con esta incorporación, son ya cinco las básculas instaladas en la terminal de contenedores que gestiona la compañía en el muelle de Levante del puerto de Valencia.

La segunda fase, prevista también para este año, prevé la instalación de básculas en todas las puertas automáticas de acceso y salida de camiones, de tal manera que una vez finalice el proyecto, la terminal contará con once básculas de pesaje, de las que cinco se ubican en las puertas de acceso, cuatro en las puertas de salida y dos más intermedias.

El refuerzo del servicio VGM se complementa con otros de valor añadido que están disponibles desde el 1 de febrero, como, por ejemplo, el etiquetado y desetiquetado IMO, tareas de fumigación, ventilación y toma de fotografías de los contenedores, conexiones específicas y lectura directa para contenedores frigoríficos, entre otros.