La Consejería aragonesa de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda se ha comprometido con presidente de Tradime, durante un encuentro mantenido esta semana, en reforzar la inspección para atajar el problema de la competencia desleal, el problema con determinadas cooperativas de trabajo asociado y otras malas praxis negativas para las pequeñas y medianas empresas de transporte de mercancías por carretera de Aragón.

Así mismo, la patronal ha trasladado la preocupación ante la falta de relevo generacional y ha propuesto la creación de un aula de formación y un taller de prácticas profesionales, con los que la administración autónomica se ha comprometido a colaborar económicamente.

De igual modo, el Ejecutivo aragónes también apoya la reivindicación histórica del sector para adelantar la edad de jubilación de los transportistas, al tiempo que señala otras medidas que también servirán para mejorar el desarrollo de la profesión, como el impulso de programas y planes, como el Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras, que, a su juicio, servirá para mejorar las condiciones de conducción de los profesionales, mejorando la seguridad vial y la confortabilidad.

De igual modo, el Gobierno autonómico también se opone a la propuesta del Gobierno de España de impulsar el pago de peajes por el uso de las carreteras estatales, que supondrá un nuevo golpe al sector del transporte y que desde Aragón no se valora esta opción en ninguno de los casos.

Tradime ha hecho especial hincpié durante la reunión en la necesidad de adelantar la edad de jubilación a los 60 años, el reconocimiento de enfermedades profesionales y la creación de incentivos para garantizar el relevo generacional y dignificar la actividad de transporte.