ITV para camiones

La entrada en vigor de la Directiva 2010/48 sobre inspección periódica de vehículos en ITV supone un cambio importante en los procedimientos de inspección y en particular los aplicables a la verificación del frenado de los vehículos con sistemas neumáticos. Los antecedentes técnicos de dicha directiva son la norma ISO 21069 de verificación en frenómetro de eficacia de frenado y la Recomendación de CITA No. 8 en materia de freno en ITV.

La Directiva 2010/48 fué aprobada por la Comisión Europea en julio de 2012, que fue traspuesta a la directiva nacional a través de la Orden ITC/3124/2010, en la que se establecía la nueva forma en la que se debe realizar la medición de la eficacia del freno de servicio de los vehículos con MMA superior a 3,5 toneladas, con el fin de simular al máximo posible las condiciones de funcionamiento real del mismo.

La aplicación de dicha orden supone que el cálculo de la eficacia de frenada del vehículo se realiza tomando la MMA del vehículo y no la tara como se hacía anteriormente.

Desde el 1 de enero de 2012 se viene aplicando a los vehículos de MMA comprendida entre 3.500 y 10.000 kg. Para los vehículos entre 5 y 10 toneladas  entró en vigor a partir del 1 de julio de 2012 y es a partir del próximo 1 de julio de este año 2013 cuando se empezará a aplicar a los vehículos de más de 10 toneladas de MMA.

Para ello el vehículo puede presentarse cargado en sus dos terceras partes de MMA, a la estación ITV o por el contrario puede acudir con una pequeña carga, pero con el vehículo adaptado con unas tomas de presión por eje, accesibles en el lado izquierdo del vehículo y debidamente identificadas. La instalación de estas tomas de presión no suponen una reforma del vehículo. Además dicha carga no debe suponer peligros o molestias para el personal o usuarios de la estación.

Dos métodos de medición

Existen dos métodos distintos en función de las características del vehículo de transporte. El método de ensayo directo, en el que la eficacia del freno de servicio se obtiene por medición directa de la fuerza de frenado, mediante el frenómetro de rodillos. Este método puede dar un falso resultado desfavorable cuando el vehículo pesa en el momento de la prueba menos de los dos tercios de su MMA, por lo que se recomienda acudir a la ITV con la máxima carga posible.

frenometro en una ITV

En el método de ensayo directo la eficacia del freno de servicio se obtiene por medición directa de la fuerza de frenado.

En todo caso, estarán exentos de ir cargados los vehículos de transporte cuya carga puede resultar molesta o peligrosa, como puede ser el transporte de mercancías peligrosas, animales vivos, o basuras, así como los autobuses y autocares.

El segundo método es el de ensayo con extrapolación. En este caso, la eficacia del freno de servicio se mide en las condiciones del ensayo, con presión parcial en los circuitos de frenos, realizando una extrapolación del resultado a la presión máxima de los mismos. Para ello es necesario colocar sensores de presión en los circuitos de frenos y garantizar una presión mínima en los mismos de alrededor de 2 bar. En caso de no poder alcanzar esta presión mínima deben utilizarse métodos de simulación de carga como la elevación de uno de los ejes del vehículo o la aplicación de cargas en el chasis.

Sin embargo este método es muy sensible a los errores, ya que las curvas de frenado en vacío y en carga presentan una gran disparidad. En el caso de un semirremolque estándar en vacío, se tiene una presion en cámaras cercana a los 2 bares mínimos exigibles, pero muchos vehículos están por debajo por cálculo de frenos. Además en vacío no se mide capacidad de frenado sino adherencia, por lo que el método se convierte en una medida indirecta, muy sensible a pequeños errores de medida y de método. Por eso en el método indirecto, extrapolar desde valores cercanos a 2 hasta lo 8 bares provoca que los errores cometidos se vuelvan a magnificar y que un 1% a 2 bares se convierta en un error de un 5% a 8 bares (ver gráfico adjunto).

graficas en el metodo de ensayo con extrapolacion

Como consecuencia de todo lo anterior, desde Asfares, la Asociación de Fabricantes de Remolques y Semirremolques, se recomienda hacer el ensayo en carga, porque el método alternativo en vacío tiene mucha incertidumbre en el resultado, debería dejarse para casos excepcionales y es más preciso cuanta más carga se lleve, aunque no se llegue a los dos tercios del MMA para ser considerado en carga. En términos generales, según las recomendaciones de Asfares, ir en vacío como norma general es lo menos adecuado.

El método de ensayo por extrapolación no puede utilizarse en vehículos con sistema de frenado hidráulico o hidroneumático, sino sólo en vehículos dotados de un sistema de frenado totalmente neumático y siempre que disponga conexiones de prueba normalizadas, accesibles y operativas, es decir, en un lateral del vehículo. 

A pesar de la reunión celebrada en septiembre pasado en el ministerio de Industria sobre el nuevo procedimiento de medida y de que el Plan Director para la aplicación del nuevo procedimiento de revisión de los frenos fue consensuado con las Comunidades Autónomas y con la asociación que agrupa a las 221 estaciones de ITV existentes en España, desde Fenadismer se ha trasladado al ministerio su preocupación por el hecho de que las Comunidades Autónomas no estén preparadas técnicamente para que sus ITVs puedan llevar a cabo la nueva prueba de frenado en condiciones adecuadas, estimando que los transportistas van a verse afectados por un incremento sustancial en el tiempo de realización de la inspección de la ITV.