Peajes, escasez de conductores y carga y descarga han marcado la actualidad del sector del transporte de mercancías por carretera esta semana.

Por lo que respecta a los peajes, crece la oposición, no solo entre los profesionales, contra el proyecto de pago por uso que el Gobierno ya tiene muy avanzado.

Mientras, al tiempo, la Diputación de Guipúzcoa se ha visto obligada a dejar de cobrar su canon para camiones, aunque ya trabaja en uno nuevo a marchas forzadas.

En relación con la escasez de conductores, se multiplican las iniciativas por todo el país para intentar atraer talento al sector.

Las comunidades autónomas desarrollan iniciativas diversas para paliar la escasez de conductores.

Por un lado, Galicia incrementará las ayudas para la formación de transportistas, mientras que por otro, Castilla y León desarrolla múltiples iniciativas, como la más reciente de potenciar la FP dual para formar conductores profesionales y fomentará su implantación en instalaciones empresariales adecuadas.

En este mismo sentido, los transportistas portuarios alertan de escasez de camiones a corto plazo para dar servicio en los puertos, en una situación similar a la que ya existe en el Reino Unido y en la que «las terminales podrían quedar colapsadas».

Al tiempo, la contratación laboral del sector logístico se coloca en máximos para el ‘Black Friday’ y los puestos de conductor, tanto de reparto, como de larga distancia, se colocan entre los más demandados.

A su vez, en el Reino Unido, la falta de profesionales que atenaza al país, está obligando a las autoridades a introducir medidas de flexibilización del cabotaje para transportistas extranjeros, así como a facilitar el acceso a los permisos de conducir vehículos articulados.

Pese a la incertidumbre, las perspectivas para el sector son halagüeñas.

En cuanto a la carga y descarga, sigue el clamor para prohibirla, aunque el Gobierno no parece mucho por la labor, por lo que, dado el cúmulo de circunstancias, no es de extrañar que el transporte ya se plantee movilizaciones si la Administración no escucha sus reclamaciones.

Pese a las incertidumbres, algunos analistas estiman que existen buenas expectativas de crecimiento para el transporte europeo por carretera hasta 2025, pese a que a finales de este 2021 aún no habrá recuperado lo perdido en la pandemia.

Mientras tanto, en el ámbito empresarial, Stef se refuerza en el Reino Unido con la adquisición de Langdon Group a Grupo Nagel, en una operación que se cerrará antes de fin de año.

Transogueta, por su parte, ha escindido su actividad en dos sociedades y, al tiempo, pasa de ser una sociedad anónima a una sociedad limitada.

De igual modo, H. Essers ha entrado en el mercado español de transporte de químicos, con la compra de la catalana Coral Transports & Stocks.