Con la ley de morosidad recién aprobada por el Parlamento, mucha atención se ha centrado estos últimos días en el Reino Unido.

Este país está sirviendo de ejemplo esclarecedor de lo que implica la escasez de conductores profesionales y de otro personal del sector logístico y de transporte. Tampoco es que le importe mucho al común de los mortales (nadie escarmienta en cabeza ajena), más allá de las vistosas peleas que se han producido en algunas gasolineras del archipiélago esparcidas en las redes sociales por doquier y que ocultan una grave imprevisión política que ahora sufre la sociedad británica.

Así pues, las autoridades del país han previsto una batería de medidas para intentar solucionar la situación, incluyendo la movilización del Ejército, facilidades en el ADR y con la mala pinta que se le están poniendo a los suministros para las navidades, con una seria amenaza de desabastecimiento en algunos productos.

En España, la situación provoca que los transportistas estén incrementando la contratación de conductores extranjeros porque no encuentran jóvenes, tal y como demuestran las cifras estadísticas de paro y contratación comparadas entre 2011 y 2021.

El sector sigue recuperando tono, aunque con costes al alza y precios a la baja.

Al tiempo, el transporte internacional impulsa la FP dual para atraer talento a un sector que lo necesita como el comer. En esta misma línea, la Comunidad de Madrid también apoya la formación en el sector para crear empleo, mientras que en Europa, el sector demanda soluciones con un enfoque más global y con diferentes puntos de vista para un problema ciertamente grave.

Por lo que respecta a la situación del sector en España, las estadísticas de Transportes indican que continúa su recuperación en el segundo trimestre de 2021, aunque a mayor coste por la subida del gasóleo y con los precios de los servicios a la baja.

En este contexto, ya es oficial el incremento del salario mínimo, con posibles repercusiones en los colectivos con menores retribuciones, así como en los convenios provinciales más bajos.

Entre tanto, el precio del gasóleo sigue subiendo, dentro de un contexto en que los costes energéticos parecen vivir una espiral disparada, y acumula su cuarto semanal ascenso consecutivo sin que se vislumbren cambios a corto plazo.

El precio del gasóleo anota su cuarto ascenso semanal consecutivo.

En Cataluña, la Generalitat ha querido parchear algo, pero no mucho, la prohibición de circulación para camiones por la AP-7 los domingos por la tarde y ha tenido a bien que los pesados circulen únicamente por el carril derecho, lo que podría empeorar aún más la situación en la vía, en lo que es una muestra más de la eterna charlotada (paga el ciudadano) que viven los políticos del país.

Así mismo, en otras partes de Europa, mientras Polonia introduce un nuevo sistema de peaje electrónico, Italia ha endurecido las condiciones de acceso al país.

Por lo que respecta a la actualidad empresarial del sector, en los últimos días, la portuguesa Zolve se ha hecho con Logifrío mediante una operación de de ‘management buyout’ que mantendrá la marca para las actividades en la península ibérica.

Además, UGT ha anunciado que valora emprender acciones contra Trans Sesé ante lo que considera medidas de «dudosa legalidad» que se estarían produciendo en la delegación de la empresa en Jaén.