Toyota Material Handling Europe y Microsoft han combinado sus habilidades en ingeniería e informática para imaginar cómo afectará la transformación digital y la automatización en un futuro no muy lejano a las actividades que se desarrollan en cualquier almacén.

En este sentido, ambas compañías han desarrollado tecnologías de inteligencia artificial que han aplicado en vehículos conectados que trabajan en equipo para ofrecer un flujo continuo y operaciones logísticas optimizadas.

De igual modo también se ha diseñado un vehículo autónomo para el movimiento de palets que utiliza Microsoft HoloLens para visualizar el escenario de trabajo, localizar obstáculos y adaptarse a las necesidades operativas.

Además, la tecnología de inteligencia artificial le permite a los dispositivos aprender para optimizar continuamente su rendimiento, trabajando en un entorno en el que los operarios realizan su labor de manera integrada con la maquinaría e interactuar gracias a que podrán visualizar la información proveniente de esas máquinas en todo momento.

Así mismo, la tecnología puede utilizarse en el diseño de las instalaciones y el despliegue de la operativa de almacén gracias a la simulación de diferentes escenarios para ofrecer una solución optimizada que incluirá tanto la cantidad como el tipo de vehículos adecuados a cada caso concreto.