Marcos Basante, presidente de Astic.

Marcos Basante, presidente de Astic, siempre se ha mostrado opuesto al régimen de módulos en el sector transporte.

Tras entrar en vigor el pasado 31 de octubre la Ley 7/2012 de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones de prevención y lucha contra el fraude, la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic), lamenta que finalmente el acceso al sistema de módulos para las empresas del sector transporte se haya establecido el límite en 300.000 euros, frente a los 50.000 euros que se señalaba en el anteproyecto.

Para Astic, la aplicación de este límite está provocando “situaciones muy complicadas” a todos los que están en régimen de módulos que ya han superado o están a punto de superar esa cifra. Los primeros, asegura la patronal, “pasarán de forma automática al régimen de estimación directa” y como lo harán en un momento en que gran número de sus competidores seguirán en módulos “se verán incapaces de repercutir a sus clientes el incremento de costes debido al cambio de régimen”.

Por su parte, los que estén a punto de superar el límite se encuentran ante la necesidad de dejar de facturar para no superar ese umbral,lo que podría tener consecuencias graves para la misma lucha contra la economía sumergida que constituye la razón de ser de la ley”, destaca la asociación.

Ante este panorama, Astic recuerda una vez más que defendió a lo largo del procedimiento una “eliminación total” de ese régimen el sector transporte, “por lo que como patronal podemos decir que para el transporte de mercancías por carretera no se ha tocado nada” con esta nueva Ley.