Desde la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) se ha denunciado ante la IRU y las autoridades españolas la nueva ley aprobada en Francia, por la que se multará con 30.000 euros y un año de cárcel a aquellos empresarios que no faciliten a sus trabajadores un lugar distinto a su camión para realizar el descanso semanal de 45 horas.

Por otra parte, la nueva normativa también recoge una penalización similar para aquellas empresas que basen la remuneración del conductor en función del volumen de mercancías transportadas o por la distancia recorrida.

Desde Astic defienden que la nueva norma criminaliza el descanso del conductor y supone un ataque directo a la rentabilidad del sector del transporte internacional por carretera, ya que deja sin ninguna utilidad las importantes inversiones realizadas en los vehículos enfocadas al mayor confort de los conductores.

Del mismo modo, apuntan desde la asociación, que afectará al empresario al tener que asumir gastos adicionales de alojamiento, además de entorpecer el normal desarrollo de las rutas al no disponerse de suficientes lugares habilitados a lo largo de las carreteras para parada de camiones y descanso de sus conductores.

Otras normativas europeas

Desde astic critican que algunos Estados miembros de la UE establezcan normas sin tener en cuenta al resto de países de la comunidad europea. Es el caso de la tasa para camiones extranjeros que ya funciona en Reino Unido y que se establecerá en Alemania, junto con esta nueva legislación en Francia, aprobada en términos similares también en Bélgica.

“Este tipo de normas proteccionistas no hacen más que atacar a la unidad de mercado y la libre competencia europeas, algo fundamental si se quiere tener realmente una unión comercial en Europa”, han criticado desde la asociación, tras señalar que seguirán denunciando estas legislaciones ante las instancias europeas.