robo de gasoil

La Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) ha puesto en marcha una serie de cursos de formación para prevenir robos y agresiones, en el intento de reducir el robo de combustible, uno de los problemas a los que se enfrentan las empresas de transporte por carretera.

La finalidad de los cursos es preventiva, a fin de evitar los robos y agresiones que sufren los transportistas. La página web de la asociación ofrece la posibilidad de acceder a los cursos así, como algunas instrucciones en caso de que se hayan sufrido agresiones.

Según una encuesta realizada por Astic en Europa y en España, cada una de sus empresas afiliadas ha perdido en robos entre 5.000 y 6.000 litros de gasolina en lo que va de año. La mayor parte de los robos se han producido en la frontera con Francia.

Con el fin de recabar más información sobre la dimensión del problema, la Organización Mundial de Transporte por Carretera (IRU), en la que se integra la propia Astic, está realizando una encuesta similar a nivel internacional.