cajero

La nueva tarjeta Visa Setir puede utilizarse en cualquier cajero del mundo que acepte Visa.

Astic ha firmado un acuerdo con CaixaBank por el que la entidad financiera dará apoyo a las empresas del transporte por carretera.

El acuerdo tiene como finalidad dar una mejor adecuación a las propuestas financieras de las grandes empresas del sector. Para ello, incluye el lanzamiento de la nueva tarjeta Visa Setir, con el objetivo de prestar un servicio a medida para los transportistas.

Se trata de una tarjeta de crédito dirigida especialmente a empresas y profesionales del sector del transporte. El usuario se puede personalizar por el propio cliente y permite ajustar un nivel diferente de gasto para cada tarjeta, en función del volumen habitual o del riesgo que se quiera asignar, manteniendo la ventaja de que, ante emergencias, se pueda “cargar” una cantidad específica, con disponibilidad instantánea en cualquier país.

Por otra parte, dispone de cobertura universal tanto para pago en puntos de venta como para extracción de efectivo en cajeros, con el objeto de cubrir a los transportistas de cualquier eventualidad en el extranjero.

Además de poder utilizarse en cualquier establecimiento del mundo que acepte Visa, la tarjeta incluye dos garantías especialmente adecuadas para los transportistas: CaixaBank Protect, que cubre al cliente ante usos fraudulentos de sus medios de pago electrónicos, y CaixaBank Protect Emergency, un servicio de envío de dinero de emergencia en caso de sufrir algún incidente con las tarjetas en un viaje al extranjero.

Servicios específicos para el transporte internacional

Setir ofrece por vía de este acuerdo servicios adicionales dirigidos específicamente a empresas del sector del transporte internacional y que hacen de esta una propuesta de alto valor añadido: seguro de accidentes de viaje de hasta 300.000 euros y 2% de bonificación en carburante en Estaciones de Servicio Repsol, Campsa y Petronor, con emisión de factura con detalle de IVA y litros, para la recuperación del IVA.

Asimismo, permite estampar el número de matrícula del vehículo en la tarjeta, como valor añadido para empresas con grandes flotas de vehículos. La tarjeta también es recomendable para las empresas que operan con subcontrataciones, ya que permite domiciliar los gastos en las cuentas de cada titular.