megacamion-salvesen-2018

Atfrie estima que los vehículos de 44 toneladas no tienen gran aplicación en el transporte frigorífico.

El transporte frigorífico está radicalmente en contra de las 44 toneladas e incluso se revuelve contra «la insistencia de los cargadores y de su barata propaganda de intoxicación», porque cree que con estas combinaciones vehiculares «nada se va a adelantar».

Según Atfrie, esta parálisis seguirá manteniéndose mientras «pretendan seguir esquilmando a sus transportistas«, «no entiendan que su beneficio no se puede conseguir a costa de las pérdidas de sus transportistas en cada viaje» y «pretendan que los transportistas, que son los que exponen de verdad en la realización de los servicio,s no perciban el justiprecio necesario que les permita atender todos sus compromisos de pago».

En este sentido, la organización empresarial argumenta que este tipo de vehículos no son necesarios en el transporte frigorífico, sobre todo si «se retiraran determinados pesos de exceso que se transportan, como los euro palets de intercambio y ahora también las cajas de plástico de intercambio, que como los primeros se suministran o se transportan de gratis total».

Por todas estas circunstancias, Afrie pide a los cargadores que entiendan que «el transportista no puede ser el pagano del mantenimiento de los distintos subcontratistas», que «tiene perentoriamente que cobrar a 30 días de la fecha de carga sus servicios», así como que «los conductores de larga distancia, ni cargan ni descargan», ya que, en caso contrario, supondría «alejar soluciones, si es que finalmente las hubiera», ya que el transportista «no puede ser el saco de donde todos se nutran económicamente».