Trabajador en un almacen en labores de picking

Solamente un 14,3% de los consumidores gallegos compra por Internet productos de alimentación.

El empleo en el sector logístico ha aumentado un 15% en 2016 y un 8% en 2017, debido fundamentalmente al crecimiento del e-commerce y a la adaptación de los españoles a las compras por Internet, según las cifras que maneja Adecco, que espera un incremento del 8% también en 2018.

El porcentaje será similar en Galicia, donde el Instituto Nacional de Estadística cifra en 839.796 los ciudadanos, entre 16 y 74 años, que han realizado una operación de este tipo en el último año.

Por ello, las empresas de la zona demandan cada vez más perfiles nuevos relacionados con el comercio electrónico y más mozos, carretilleros y operarios, que deben contar con una mayor especialización y conocer las diferentes técnicas de embalaje y preparación de pedidos.

Sin embargo, los sindicatos denuncian que en ocasiones, las condiciones que se ofertan, pueden considerarse precarias. De hecho, se trata de un sector con una alta rotación y temporalidad, en el que a menudo se contrata a falsos autónomos, aprovechando que se trata de un ámbito poco sindicalizado, y se externalizan numerosos servicios.

Crecimiento de los envíos de e-commerce

En Amazon, el número de pymes gallegas que presentes en la plataforma se ha duplicado entre 2016 y 2017. El 45% de las que utilizan este canal, lo hacen para exportar sus productos, principalmente a Alemania, Francia, Italia y Reino Unido.

Por su parte, Seur ha registrado un incremento del 48% en el número de envíos de e-commerce en Galicia en 2017, aunque no prevé aumentar su plantilla, salvo en campañas como la de Navidad, con un refuerzo del 34% en el último ejercicio.

El 52% de los consumidores gallegos que compra por Internet adquiere material deportivo, aunque también un 50,5% opta por esta vía para la reserva de alojamientos, un 48,2% para adquirir entradas para espectáculos y un 41,5% para la compra de servicios para viajes.

De momento, la cifra de internautas que utiliza las redes para la adquisición de bienes para el hogar se sitúa en un 38,4%, mientras que solamente un 14,3% se decanta por esta vía para los productos de alimentación.