astilleros sevilla

El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Manuel Fernández, ha informado que ya son tres empresas, las que se han mostrado interesadas en participar en el concurso para la explotación de los astilleros.

El puerto de Sevilla ha abierto el concurso, para otorgar la concesión administrativa para habilitar las instalaciones de dique seco y varadero del la instalación portuaria, así como su explotación para la prestación de servicios de astillero de reparación, certificación de buques y actividades complementarias.

Fernández ha destacado que estas tres empresas han retirado ya el pliego necesario para participar, aunque «eso no significa que se presenten», por lo que habrá que esperar, ya que «hay que preservar cierta confidencialidad por si finalmente los interesados no se presentaran».

En este marco, se establece que las propuestas deben incluir un volumen de negocio mínimo de siete millones en sus tres primeros años de vida, de nueve millones del cuarto al sexto año y de once millones del séptimo al vigésimo, siendo excluidas aquellas empresas que no alcancen estas previsiones.

El documento que marca las características del proyecto apunta a la «preferente» implantación y explotación de los servicios de astilleros de reparación y certificación de buques, recogiendo como posibles actividades complementarias la nueva construcción o modificado de embarcaciones y elementos flotantes, de bloques navales o estructuras metálicas, así como el desguace y achatarramiento de cualquiera de los elementos anteriores.

Por otra parte, el mismo documento, advierte de que serán excluidas aquellas ofertas que no contemplen el desarrollo de la «actividad preferente» o no propongan el desarrollo completo del ámbito concesional.

Este contrato administrativo especial, abierto y de tramitación ordinaria, cuenta con un plazo de presentación de ofertas que finaliza el día 28 de noviembre.

Las dos propuestas aprobadas

Sevilla Shipyard  ha solicitado al puerto, una concesión administrativa para la reparación naval en una parcela de unos 11.000 m², así como las instalaciones ubicadas en el dique seco del puerto y un área de edificio contiguo. Este proyecto, prevé una creación de 800 puestos de trabajo directos e indirectos, bajo una inversión inicial de un millón de euros.

La segunda oferta, que se llevó a cabo en el mes de junio, se realizó por parte de la sociedad Astillero del Guadalquivir. Ante la llegada de esta propuesta, una vez estudiada su viabilidad, la Autoridad Portuaria de Sevilla se ha visto obligada a convocar el concurso público para adjudicar la explotación de las instalaciones.

La actividad del astillero de Sevilla se detuvo completamente su actividad a finales de diciembre de 2011, tras una grave problemática financiera y económica.