ECSA aborda el problema de la inmigracion

A menudo, las embarcaciones comerciales son las primeras en acudir a prestar ayuda en los rescates.

El Grupo de Trabajo de Seguridad Marítima de la Asociación Europea de Navieros, Ecsa, se ha reunido en Varsovia con la Agencia para la Guardia Costera y de Fronteras con el fin de tratar los desafíos de la industria marítima, entre los que destaca la inmigración. 

Aunque el número de inmigrantes rescatados del mar ha descendido desde 2015, los buques mercantes aún se ven involucrados en operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central, oriental y occidental.

Como demuestran los datos de 2016 sobre la Operación Tritón para controlar las fronteras en el mar Mediterráneo, de los 1.629 incidentes que se registraron, un 4% contó con asistencia de buques mercantes, y en 2017, la cifra ha ascendido hasta el 12% en los 470 incidentes hasta la fecha.

Obligación legal de prestar ayuda

Las actividades de la Agencia se han intensificado en los últimos años y se han incrementado sus funciones. Actualmente, sus operaciones marítimas se centran en la localización de inmigrantes, la colaboración en las operaciones de búsqueda y rescate, y la detección de actividades criminales en las fronteras.

Sin embargo, a menudo las embarcaciones comerciales son las primeras en acudir a prestar ayuda en los rescates. De hecho, los capitanes tienen la obligación legal de asistir a quienes lo necesiten ante un problema surgido en el mar, aunque sus buques no están equipados para ello ni su tripulación ha sido formada para efectuar grandes operaciones de este tipo.

Por lo tanto, no deberían formar parte siempre de la solución en estas situaciones, que parecen estar aumentando en la misma proporción que la disponibilidad de plataformas de rescate. En este sentido, Ecsa entiende que deberían considerarse otras opciones, que pasan por abordar las causas del problema, eliminar los incentivos que supone emigrar y controlar la situación en las costas. 

Asimismo, valora el trabajo realizado por la Agencia para la Guardia Costera y de Fronteras en lo que se refiere a este tipo de operaciones, cuyo valor añadido ha reducido la presión sobre los buques mercantes.