descarga de citricos en el puerto de Castellon

Marruecos es el primer proveedor de países terceros, mientras en el ámbito comunitario, Francia ocupa el primer puesto.

La importación española de frutas y hortalizas ha crecido un 1% en el primer trimestre de 2018, totalizando 823.145 toneladas, debido al incremento del 11% en la de países terceros, con 358.407 toneladas. Por contra, la de la Unión Europea se ha reducido en un 5%, situándose en 464.738 toneladas, según datos de la Dirección General de Aduanas recogidos por Fepex.

En valor, el comportamiento de la importación española de la Unión Europea ha retrocedido un 20% hasta los 212,8 millones de euros, mientras la de países extracomunitarios ha repuntado un 12%, con 486,7 millones de euros.

En total, la importación española de frutas y hortalizas procedentes de países terceros ha supuesto el 43,5% del total en el primer trimestre de 2018, frente al 39,7% en 2017, el 38,6% en 2016, el 37,4% en 2015 y el 36,6% en 2014.

Principales proveedores

La importación española de países extracomunitarios en valor ha llegado al 69,5% del total, mientras que en 2017 fue del 62% y en 2016 del 61%. El principal proveedor es Marruecos, con 123.718 toneladas, un 12% más que en 2017, con un valor de 253 millones de euros, que marca un alza del 11%.s

Le sigue Costa Rica, con 62.349 toneladas, un 8% más, y 38,1 millones de euros, un 1% más. En cuanto a la Unión Europea, Francia es el principal proveedor, con 288.673 toneladas, un 2% menos y 74,5 millones de euros, que implican una caída del 33%, siendo sus principales productos la patata y la manzana.

La importación de hortalizas en el primer trimestre de 2018 ha repuntado un 1,8% hasta las 466.083 toneladas, aunque su valor se ha reducido un 18% hasta los 234,2 millones de euros. Por su parte, la importación de frutas ha aumentado apenas un 0,5% hasta las 357.070 toneladas, con un valor de 465,3 millones de euros, que supone un alza del 11%.

Las estadísticas reflejan el desplazamiento del mercado español hacía importaciones procedentes de países terceros, lo que confirma que existe una mayor competencia exterior de países con calendarios y cultivos coincidentes con la producción española.