Tras un comienzo de año al ralentí, las exportaciones de Asia hacia la costa oeste de Estados Unidos han repuntado desde febrero de 2017, pero la recuperación ha llegado tarde, limitando los incrementos anuales en los contratos.

En total, los volúmenes han aumentado un 2,5% en lo que va de año hasta los cuatro millones de TEUs, pero el crecimiento ha sido más rápido en las exportaciones hacia la costa este, llegando al 6%, según el último informe de la consultora Drewry.

La economía estadounidense está mejorando en los últimos meses y el fortalecimiento del dólar ha reducido el coste de las importaciones, por lo que es probable que la tendencia al alza se mantenga el resto del año.

No obstante, el gasto en el sector retail online se ha incrementado un 11% en 2016 frente al 6% en las tiendas, lo que está empezando a afectar a las estrategias relacionadas con la cadena de suministro.

En primer lugar, porque los consumidores pueden comprar por Internet cuando quieran y no tienen que esperar a que los productos estén disponibles en las tiendas, disminuyendo los picos de demanda en el calendario. En segundo lugar, porque el e-commerce está impulsando la demanda y los precios en el ámbito del almacenamiento.

drewry-trafico-de-contendores-entre-asia-y-eeuu

En algunas zonas de Estados Unidos, estos espacios siguen siendo mínimos, lo que podría estar frenando el crecimiento de las importaciones. Al mismo tiempo, los niveles de inventario están aumentando debido a que los retailers están tratando de equilibrar su necesidad de tener la mercancía cerca de sus clientes para efectuar entregas rápidas con el mantenimiento del stock tanto en el almacén como en las tiendas.

Capacidad estable 

La capacidad en las rutas entre Asia y la costa oeste se ha mantenido relativamente estable en los últimos meses y los calendarios previstos indican que la situación no cambiará en julio. El número de espacios disponibles aumentará un 7%, mientras las navieras se preparan para el incremento de la demanda tras las vacaciones.

Conviene señalar que el operador surcoreano SM Line planea poner en marcha un segundo servicio en esta zona a lo largo de 2018, que conecte Asia con los puertos canadienses de la costa oeste. En este momento, cuentan con la ruta China Pacific Express, para la que utilizan cinco buques de 6.600 TEUs, que escalan en el puerto estadounidense de Long Beach.

Por otro lado, las tasas de flete han disminuido desde principios de año, lo que significa que las navieras han tenido que reducir sus ambiciones para llegar a acuerdos. La media entre Asia y la costa oeste se sitúa entre 1.100 dólares (984 euros) y 1.200 dólares (1.073 euros) por FEU, por encima de las cifras de 2016, pero lejos de lo que los operadores hubieran deseado y de la media histórica.

Su esperanza está en una recuperación del mercado entre julio y septiembre. De hecho, Hapag-Lloyd ya ha advertido a sus clientes de que incrementarán las tasas 1.500 dólares (1.342 euros) a partir del 15 de julio. Asimismo, la utilización de los buques podría sobrepasar el 90% en el tercer trimestre.