Gasero en el Puerto de Bilbao

La demanda de GNL está aumentando en diversos países del mundo.

Las tasas de flete de los buques dedicados al transporte de Gas Natural Licuado, GNL, han aumentado debido a las operaciones de reabastecimiento habituales para el invierno y las negociaciones entre Estados Unidos y Asia por el precio del gas, según el informe financiero de Drewry.

En lo que respecta al Gas Licuado de Petróleo, las tarifas para los grandes buques ‘Very Large Gas Carrier‘, VLGC, han repuntado impulsadas en parte por la vuelta a la normalidad de las exportaciones estadounidenses tras el huracán Harvey.

Los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, junto a Rusia, para reducir la producción, así como las interrupciones de suministro en Irak han llevado al precio del crudo a su máximo nivel de los últimos dos años en el mes de septiembre.

Actualmente, se mueve en el entorno de los 58 dólares por barril (49 euros), frente a los 45 (38 euros)del mes de junio. Por ello, las tarifas de flete cerradas para las entregas en noviembre han avanzado de forma significativa.

buques-gaseros-encargados

Desde la consultora, confían en que los precios para este tipo de buques sigan rondando los 40.000 dólares (34.456 euros) al día durante el resto de 2017. Aunque la demanda de buques se mantendrá elevada debido al reabastecimiento para el invierno, cabe apuntar que la sobreoferta existente podría frenar el crecimiento de los precios.

Además de la creciente demanda de GNL en La India y China, existen otras zonas donde está aumentando, como Egipto, Pakistán o Jordania. Se espera que Blangladés, Birmania y Filipinas comiencen a importar también en el plazo de tres años. De hecho, Birmania ha aprobado recientemente cinco proyectos relacionados con la propulsión a gas.