Tras reiniciarse las obras en agosto de 2016, Adif ha iniciado el montaje de carril en la variante de Camarillas, cuya entrada en servicio permitirá acortar el recorrido en 17,9 km en la línea Chinchilla-Cartagena, entre las provincias de Albacete y Murcia.

La actuación, también servirá para mejorar la capacidad de carga de los trenes de mercancías hasta las 22,5 toneladas por eje, además de permitir la circulación de los trenes en dicho tramo hasta los 250 km/h.

Asimismo, la utilización de traviesas polivalentes posibilitará la circulación de trenes en ancho ibérico o convencional y el cambio al ancho internacional en un plazo breve, o la instalación de un tercer carril en caso de ser necesario.

El nuevo trazado de la variante, con una longitud de 27,4 km, incluye un túnel de 2,5 km, dos falsos túneles de 250 metros cada uno, tres viaductos de 329 metros en total, ocho pasos superiores y tres inferiores.

Con financiación de la Autoridad Portuaria de Cartagena

La fase final de la construcción se enmarca en el convenio firmado el 30 de noviembre de 2015 entre el Ministerio de Fomento, la Región de Murcia y la Autoridad Portuaria de Cartagena, por el que se establecían las bases de financiación para la finalización de las obras y su puesta en servicio.

De hecho, las obras estaban paradas desde 2010 y fueron reanudadas después de que el puerto de Cartagena se comprometiese a financiarlas con un presupuesto de 36 millones de euros.

En este sentido, las actuaciones que está ejecutando Adif cuentan con la financiación del Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria, aunque podrán ser cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) a través del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible 2014-2020.