El GNL es un combustible fósil, pero es uno de los más respetuosos con el medio ambiente que está actualmente disponible. Así lo ha explicado Guillermo Alomar, director de Flota de Balearia, en un evento ‘on-line‘ organizado recientemente por el puerto de Valencia.

En su opinión, se trata de «un combustible puente hacia otros como el hidrógeno o el biogás«. Con él, la reducción del CO2 ronda el 30%, mientras que los óxidos de nitrógeno pueden reducirse en hasta un 85% y se eliminan por completo tanto el azufre como las partículas.

Además, los motores son mucho menos ruidosos y con menos vibraciones que los convencionales. En cuanto al precio, si bien es cierto que en los últimos meses se ha producido un desajuste que ha aproximado mucho el precio del gas natural al fuel intermedios y pesado, para Alomar «es algo circunstancial«.

La naviera continúa con su plan para la introducción de buques ecoeficientes en sus rutas del Mediterráneo y Canarias. El año 2020 terminará con nueve buques inteligentes a gas, en los que ha invertido alrededor de 400 millones de euros.

De ellos, seis corresponden a remotorizaciones y otros tres son nuevas construcciones. De ellos, dos ya están operando, mientras que el tercero iba a entregarse en 2020, pero debido al Covid-19 tardará algo más en llegar.