Con el fin de mejorar la seguridad en las operaciones de almacén, con bajas como consecuencia de accidentes con maquinaria móvil en un constante crecimiento, Baoli ha diseñado sus nuevas KBD y la serie KBG de carretillas elevadoras térmicas con el fin de incorporar en estas máquinas una mayor capacidad de elevación, lo que aporta más seguridad al operario.

En este sentido, esta característica sitúa las nuevas carretillas elevadoras del fabricante de equipos de manutención con un alto estándar en materia de seguridad dentro del mercado, ya que, por ejemplo, la carretilla contrapesada diésel KBD30 permite levantar 3.000 kilos de peso a una altura de hasta 5,5 metros con total seguridad, en consonancia con las empresas del sector que piden un incremento de las medidas que garanticen que sus trabajadores pueden realizar sus trabajos sin percances.

A juicio de la marca, en un contexto de imparable crecimiento comercial, el sector de la intralogística juega un papel clave para intentar reducir los incidentes laborales en actividades de almacenes, sin que, por otro lado, se pierda la rapidez y productividad en estos trabajos, factores que deberían ir acorde a una alta seguridad en la maquinaria, aunque, a pesar de los múltiples avances en el sector de la intralogística, la cifra de accidentes lleva años aumentando.