La actual crisis sanitaria implica la toma de medidas de calado que en otras circunstancias serían imposibles de llevar a cabo.

La situación de emergencia pide que los gobernantes intenten facilitar en lo posible que las actividades esenciales se lleven a cabo con las mayores facilidades.

En este sentido, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido permitir que cualquier vehículo articulado, incluyendo los de 44 toneladas, pueda acceder a la Ciudad Condal para abastecer a los establecimientos de la capital catalana, mientras dure el actual estado de alarma.

Con esta medida, el consistorio barcelonés pretende que se repongan las mercacías en las tiendas de la ciudad en el menor tiempo posible y con el menor número de vehículos, al objeto de minimizar el riesgo de contagio y, en igual medida, facilitar un eficiente abastecimiento de los locales comerciales de la capital catalana.

De igual manera, el Ayuntamiento también ha eliminado las restricciones existentes para el suministro diurno de mercancías a las grandes superficies con vehículos pesados, que anteriormente estaba limitado al horario nocturno.

Así pues, ahora los camiones también podrán servir mercancía a plena luz del día, aprovechando que las áreas de carga y descarga se mantienen habilitadas en toda la Ciudad Condal para la realización de estas actividades de manera exclusiva.