export import

Las aduanas acarrean unos costes y unos plazos administrativos, a los que no estamos acostumbrados en España.

“Rompiendo fronteras: De Canadá a China, barreras que frenan el crecimiento de las pymes”estudio elaborado por The Economist para DHL que se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, en inglés, de 21 págs y 1,7Mb)

«La clave es la preparación» ante una posible oportunidad de internacionalización. Esta es la opinión de Nicolás Mouze, director de marketing de DHL Express Iberia, que aconseja a las pymes «preparar los destinos, una línea clara de actuación, cómo ir, etc, ayuda mucho».

Para la filial española, el 75% de su facturación procede de las pymes, una cifra que, a corto plazo, se prevé que aumente hasta el 80%. Entre los principales sectores de actividad en la logística del negocio express en España están las franquicias, los servicios, el sector industrial, textil y empresas que realizan los diseños de sus productos en el país y los comercializan en otros.

La mayoría de las pequeñas y medianas empresas en España ven la internacionalización como algo «vital» para su supervivencia, a pesar de los riesgos y costes que conlleva. Por ello, en los próximos cinco años, la mayoría de ellas esperan que el 50% de sus ingresos provenga de la exportación de sus productos y servicios.

Sin embrago, según el estudio realizado por The Economist, encargado por DHL, existen obstáculos graves para las pequeñas empresas con aspiraciones globales, como pueden ser la inestabilidad política, factores culturales o la infraestructura inadecuada. El 84% de los encuestados por DHL factores como el idioma o la cultura son muy importantes a la hora de definir un mercado objetivo, lo que explicaría por qué la mayoría de las pymes se expanden en mercados parecidos a los suyos.

En el caso de España, el mercado objetivo es Europa, según Mouze, al tener la posibilidad de transportar sus productos sin necesidad de enfrentarse al reto de las aduanas, algo que, evidentemente, no pasa en otros países, como China o Brasil, hacia donde va el 40% de las exportaciones españolas.

Asimismo, las aduanas acarrean unos costes y unos plazos administrativos, que en España «no estamos acostumbrados», por lo que se suelen utilizar proveedores y socios locales, que pueden suponer un apoyo clave a la hora de superar las barreras culturales y los retos de las infraestructuras, según DHL Express.

Para ayudar a las empresas a internacionalizarse, el operador logístico cuenta con más de 200 asesores comerciales que pueden responder de manera personalizada al cliente todos los días, ofreciéndole soluciones a sus requerimientos, investigaciones de mercado o la posibilidad de elaborar estrategias de importación y exportación. En concreto, desde DHL Express Iberia «les decimos lo que se van a encontrar en el lugar de destino».

Además, ha desarrollado diversas herramientas para facilitar los trámites y obtener todo tipo de información actualizada de cada destino, como son la herramienta TAS, ‘Trade Automation System‘, con la mayor base de datos sobre trámites aduaneros que cubre la normativa en 64 países, las guías de internacionalización que se pueden descargar on-line a través de la web exportacondhl.com, y el proyecto ‘Jump!’ para ayudar a la exportación.

Por último, el operador también ofrece servicios de envíos internacionales, con consultoría y gestión aduanera en 220 países en todo el mundo, con posibilidad de seguimiento on-line en tiempo real de los envíos.

Tendencias logísticas 

DHL Express ha detectado algunas tendencias en la manera de internacionalización de las pymes españolas, como que las productoras en España tienen un flujo logístico hacia su empresa y después comercializan en otros países, mientras que las que producen fuera, implementan su diseño en otro país, desde donde se envía la colección, es decir, una operación de importación.

Por otro lado, también existen pymes que subcontratan la producción en otros países, como por ejemplo en Asia, y desde allí envían los productos directamente al país donde los comercializarán, aunque esta operación se suele realizar cuando se trata de productos muy específicos.

Esto supone que las pymes tienden a diseñar su flujo logístico en función de obtener primero la gestión óptima de sus aprovisionamientos y de su búsqueda de proveedores, para a continuación montar el producto y por último, buscar los países donde exportar.