Astilleros Barreras podría dar entrada en su capital a Pemex

Tras la repetición de la junta extraordinaria de accionistas del 27 de septiembre de 2012 en la que se aprobó una operación «acordeón» para poner a cero el capital y aprobar una ampliación de hasta 10 millones, en la que coparticipará Pemex, García Costas ha subrayado que «la construcción del hotel flotante empieza ya«.

En ese buque, que deberá entregarse 26 meses después del inicio de su construcción, está previsto que trabajen alrededor de 800 operarios, pero todo dependerá del «ritmo» que haya que darle «por lo que tengamos al lado«, y ha subrayado que en las gradas de Barreras «caben dos barcos.

El presidente de Barreras ha reiterado que si se ha acordado la entrada de Pemex como accionista mayoritario es «para garantizar el presente y el futuro de Barreras, que pasa por carga de trabajo y por tener el respaldo financiero necesario«.

Ha recordado que hace varias semanas, antes de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, viajara a México, dijo que «el problema» que Barreras estaba negociando «ya no era el hotel» flotante, sino «otra cosa: tener más barcos«.

Independientemente de la cuantía de barcos que Barreras construirá para Pemex, el presidente del astillero vigués ha significado que la entrada de la petrolera en el capital de la empresa como accionista mayoritario supone «un cambio radical».

Los barcos que se firmaron en su día en Santiago de Compostela tenían que pasar por una licitación, al ser Pemex una empresa pública o semi pública. Sin embargo, ahora, con Pemex como principal accionista, la adjudicación es directa, lo que supone «un cambio radical en cuanto a rapidez y efectividad».

Pendiente el acuerdo con Pemex

Por lo demás, ha indicado que no está cerrada la fecha ni el lugar donde se rubricará el acuerdo con Pemex para su entrada en el accionariado de Barreras.

Sobre la ampliación de capital por importe de hasta 10 millones de euros, se está preparando la documentación necesaria para un cambio estatutario porque se realizará por aportación dineraria, y que en principio no ve necesaria la convocatoria de otra junta de accionistas.

La junta celebrada este lunes, en la que estuvo representado el 71% del capital,  se desarrolló «en los términos previstos» y en la misma no se abordó la entrada de Pemex.