Instalaciones de Basf en Tarragona

La multinacional alemana Basf construirá una estación intermodal con capacidad para mover 65.000 contenedores anuales en el polígono petroquímico sur de Tarragona. Esta terminal beneficiará también a las industrias del polo logístico,  donde se concentra el 25% de la producción química de España, que en estos momentos carece de conexión ferroviaria para sus mercancías.

Los terrenos, que están situados entre Reus y La Canonja, son paralelos a la línea ferroviaria de Renfe Madrid-Portbou por Barcelona y al futuro Corredor Mediterráneo. El proyecto básico prevé disponer de tres vías de 500 metros de longitud, con capacidad para mover 65.000 contenedores anuales.

Conexión con el Corredor

Basf es, junto con Mercabarna, la única empresa con más de 60 Ha de superficie que no tiene actualmente conexión directa con una línea de ferrocarril y por ello ha solicitado a la Generalitat la redacción de un plan director urbanístico  para delimitar esta estación.

El proyecto integrará y coordinará las actuaciones territoriales, ferroviarias y viarias necesarias para hacer realidad la central intermodal y, entre otras medidas, hará la previsión de una reserva de suelo para conectar la terminal de Basf con el Corredor. El plan contempla la mejora de las conexiones del Polígono petroquímico sur con la carretera N-340, un nuevo apeadero ferroviario y zonas logísticas y equipamientos.

Los terrenos donde se construiría la estación intermodal están calificados de suelo urbano, mientras el Plan territorial del Camp de Tarragona considera el Polígono de la Gran Industria como área especializada de uso industrial y logístico.

La inversión comprometida es de 20 millones de euros y la terminal conectará además con la línea Barcelona-Tarragona-Madrid. Dispondrá de dos vías, una de ancho UIC y otra de ancho ibérico y la previsión es que tenga una capacidad para gestionar hasta seis trenes al día al estar abierta 24 horas los 365 días del año.

El Plan de infraestructuras del transporte de Cataluña (PITC) tiene como objetivo alcanzar una cuota de tráfico de mercancías por ferrocarril del 10% en el año 2026 y por ello, establece una relación de plataformas logísticas y terminales de iniciativa pública que se consideran estratégicas. El PITC también prevé que estas plataformas se complementen con las que desarrolle la iniciativa privada a través de los mecanismos urbanísticos existentes.