Terminal EHBI en Gijon

Han crecido las importaciones de carbón térmico en 2015.

Ebhisa, la empresa mixta que gestiona la terminal de graneles sólidos de El Musel ha tenido unos beneficios de 4,876 millones de euros en 2015, lo que supone la cifra más alta desde su puesta en servicio en 1991, según indica El Comercio. Además, se ha superado en un 64% el récord obtenido en 2014, cuando se logró un resultado positivo de 2,968 millones de euros.

El mejor resultado de movimiento de mercancías en la terminal sigue siendo la de 2005, pero los beneficios se han incrementado debido a la recuperación de la actividad. En este sentido, destaca el aumento de las importaciones de carbón térmico debido a la falta de incentivos al consumo del que se produce en España.

También ha influido un ajuste de la plantilla que fue financiado en años anteriores, pero está teniendo ahora un reflejo positivo en las cuentas.

En pleno debate sobre la conveniencia o no de su privatización, la terminal demuestra así su rentabilidad. De hecho, el beneficio del último año equivale casi a la tercera parte del precio estimado de venta de las acciones de la Autoridad Portuaria de Gijón, cifrado en 16,7 millones de euros.

Si se tienen en cuenta los beneficios de los últimos dos años, aproximadamente 7,8 millones de euros, la cantidad supone casi la mitad del precio estimado de venta.

La privatización de Ebhisa es uno de los asuntos conflictivos entre la Autoridad Portuaria y Puertos del Estado. Los responsables de El Musel argumentan que vender la terminal equivale a vender el puerto, ya que la terminal granelera supone cerca del 80% de la actividad total.

Tambien denuncian que sería como poner en manos del mejor postor la puerta de las materias primas para las principales industrias de la región. Esas empresas, entre las que se encuentra ArcelorMittal, que es el principal cliente, forman ya parte del accionariado de Ebhisa.