Solo Bernardino Abad ha presentado propuesta para hacerse con el contrato correspondiente al servicio de apoyo a las inspecciones de mercancías en el puesto de control fronterizo del puerto de Cádiz, por valor de 40.800 euros.

En consecuencia, la mesa de contratación de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz ha propuesto la concesión de este contrato de doce meses de duración al operador madrileño.

El servicio se prestará en el PIF ubicado en la explanada del muelle Reina Sofía, que cuenta con una superficie total de 800 m², así como con diez despachos, dos laboratorios, una cámara congeladora de 100 m³ y otra cámara refrigeradora de 100 m³, además de dos muelles.

Entre las labores a realizar se encuentran las de carga y descarga de las mercancías, toma de muestras, control y vigilancia de las instalaciones, así como de la mercancía, regulación de todas las operaciones que se realicen en el edificio del PIF, coordinación con las autoridades para posicionar a los vehículos en PIF a su disposición, además de la limpieza del centro.

Para ello, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz ha establecido como medios técnicos dos carretillas elevadoras eléctricas, una transpaleta eléctrica y otra manual, además de un cargador de baterías.

De igual manera, Bernardino Abad también deberá contar con un operador del PIF con presencia permanente, al menos, entre ocho de la mañana y las tres de la tarde de lunes a sábado.