El fabricante de automóviles BMW puso en marcha en julio de 2015 el primer camión de 40 toneladas 100% eléctrico de Europa, en la ciudad alemana de Munich, con el fin de transportar componentes. Se trataba de la primera vez que un vehículo de 40 toneladas totalmente eléctrico transportaba material en una vía pública europea.

Ahora, tras casi año y medio funcionando a plena satisfacción, BMW se ha decidido a ampliar la iniciativa con la incorporación de un segundo camión 100% eléctrico de gran tonelaje.

Al igual que el primer modelo, se trata de un camión de 40 toneladas diseñado y fabricado por el fabricante holandés Terberg. En esta ocasión se utilizará para transportar las piezas de los modelos eléctricos de BMW recorriendo los 5 kilómetros que separan las instalaciones de Dingolfing y la fábrica de BMW en Leipzig.

El camión tiene una autonomía de 80 kilómetros, con un tiempo estimado de recarga de unas tres o cuatro horas, por lo que se pueden completar teóricamente un día de operaciones sin necesidad de ser recargado.

Con el fin de lograr una huella de carbono aún más reducida, la electricidad utilizada para la recarga de las baterías de este vehículo, procederá de fuentes de energía renovables, lo que evitará las emisiones de unas 21 toneladas anuales de CO2 a la atmósfera, que son las emisiones de un vehículo análogo con motor diésel.

Con la entrada en funcionamiento de esta segunda unidad, se confirma la apuesta de BMW, por reducir la emisión de gases de efecto invernadero, procedente de motores de combustión.