La incorporación de 974 nuevos transportistas al mercado de ligeros que se ha producido a lo largo de los dos últimos meses se debe, según los cálculos de Fenadismer, a los efectos que ha producido la sentencia del Supremo del pasado mes de Septiembre que eliminó el requisito de antigüedad máxima para acceder por primera vez al sector.

La organización empresarial asegura que esta decisión judicial «ha supuesto la desregulación absoluta del transporte ligero, facilitando de este modo la entrada masiva de nuevos transportistas sin necesidad de cumplir ningún requisito».

De igual modo, la patronal estima que la sentencia del Alto Tribunal tendrá efectos muy negativos en la actual ordenación del sector, así como en la edad media actual de la flota española de transporte por carretera y, por lo tanto, también en los índices de siniestralidad del sector y en la sostenibilidad del sector.

En especial, Fenadismer estima que los efectos negativos de la anulación del requisito de antigüedad máxima se dejan sentir con especial rigor en el transporte ligero, que, a su juicio, «se queda absolutamente desregulado, tras la eliminación en 2013 por el Ministerio de Transportes de todos los demás requisitos de acceso a este subsector».

Al mismo tiempo, la patronal argumenta que la nueva situación «está provocando la entrada masiva de nuevos transportistas, sin poseer titulación profesional alguna y con vehículos de cualquier antigüedad», lo que implica que la flota de transporte ligero se haya incrementado entre octubre y diciembre en 2.391 vehículos.