El astillero Kawasaki Heavy Industries, ubicado en Japón, ha botado recientemente el primer tanquero del mundo que ha sido fabricado especialmente para el transporte de hidrógeno líquido.

Bautizado como Suiso Frontier, el buque cuenta con un tanque de 1.250 m³ de capacidad, en el que transportará el combustible en estado líquido a -253º, reduciéndose así sustancialmente su volumen respecto a lo que ocuparía en estado gaseoso.

El tanque contará con un sistema de aislamiento por vacío y una estructura de doble capa, tal y como señalan desde Anave. La nueva embarcación, que estará terminada para finales del año 2020, tendrá 116 metros de eslora, un tamaño muy lejano al de los grandes metaneros.

Desde el astillero explican que se trata de un primer prototipo con el que se pretende impulsar el transporte marítimo del hidrógeno líquido, aunque en un futuro sí se plantean fabricar este modelo en un tamaño mayor.

En el marco de este proyecto, se está construyendo también una terminal para la gestión del hidrógeno líquido en la ciudad de Kobe y una instalación para la gasificación de lignito en Australia.