La filial de General Motors dedicada al negocio de los vehículos eléctricos y la última milla, BrightDrop, planea ampliar su oferta con una segunda furgoneta de cara a 2023, que se sumará a la EV600 que ya había dado a conocer.

En este caso, se trata de la furgoneta de trabajo de tamaño medio EV410. Verizon Communications será el primer cliente en utilizar este nuevo modelo, que básicamente es una versión de menor tamaño pero con una apariencia similar y una autonomía de unos 400 km con una sola carga.

Este vehículo ofrece una gran maniobrabilidad, pudiendo ajustarse a una plaza normal de aparcamiento, lo que ayudará a reducir la congestión en las áreas urbanas.

En cuanto a la seguridad, integra características como el sensor frontal y trasero de aparcamiento, el sistema de frenado de emergencia automático, la alerta de colisión frontal, el asistente para mantenerse en el mismo carril, las luces automáticas IntelliBeam o la cámara de visión trasera.

A esto se añaden sensores de movimiento dentro del habitáculo para mantener la carga segura. Por supuesto, la cabina ha sido adaptada para garantizar la comodidad del conductor, de modo que pueda desarrollar más eficientemente su trabajo, con un escalón a baja altura o puertas delanteras correderas.

Respecto a la EV600, su primer cliente será FedEx, que empezará a utilizarla a finales de 2021. Se trata del vehículo que General Motors ha desarrollado más rápido desde su concepción hasta su puesta en el mercado, pues el proceso ha durado solamente 20 meses.

El fabricante ha confiado en el proveedor Kuka para la producción de las primeras unidades para FedEx, pues actualmente está realizando algunos cambios en su planta de Ontario, Canadá, donde se ensamblará oficialmente el vehículo a partir de noviembre de 2022, y que será también el lugar de fabricación del nuevo modelo.