buque-de-brittany-ferries-con-nuevo-logo

El operador ha invertido también en la instalación de ‘scrubbers‘, pero pretende seguir apostando por el GNL para la reducción de sus emisiones.

La naviera Brittany Ferries invertirá 550 millones de euros en su programa de renovación de flota, destacando especialmente el buque Santoña, que será el tercer E-Flexer con el que navegue. Perteneciente a Stena Line, se incorporará a sus operaciones en el año 2023, y como su gemelo, el buque Salamanca, estará propulsado por Gas Natural Licuado.

El operador tiene previsto seguir apostando por este combustible, con el que logra eliminar el 95% de las emisiones de NOx y prácticamente por completo las partículas. De hecho, es consciente de que se trata de la solución más sostenible por la que puede apostar actualmente, aunque hasta ahora también ha invertido en la instalación de ‘scrubbers‘ para algunos de sus buques.

El primer buque de Brittany Ferries que utilizará el GNL como combustible será el Honfleur, que se está construyendo en Alemania y estará operativo en 2020 en la ruta entre Portsmouth, en Reino Unido, y Caen, en Francia. Por su parte, el Salamanca se incorporará a su flota en 2022 para el transporte de carga y pasajeros entre Reino Unido y España.

Los buques de la clase E-Flexer se encuentran entre los más grandes de la naviera. Con 215 metros de eslora y 3.000 metros lineales para el transporte de vehículos, cuentan con capacidad para hasta 1.000 pasajeros.

Cambios en las rutas entre Reino Unido y España

Su objetivo es reducir sustancialmente las emisiones respecto a los buques que están operando actualmente en esta conexión, mucho menos eficientes y con menos capacidad. Además, las cinco rotaciones actuales quedarán en cuatro, lo que supondrá un significativo ahorro de combustible y una disminución del impacto ambiental, así como un 10% en la mejora de la capacidad para pasajeros y del 28% en el espacio de carga.

En lo que se refiere a las infraestructuras de recarga, la naviera ha desarrollado una solución en colaboración con Total, consistente en el transporte a bordo del tanque del GNL, que posteriormente se podrá levantar mediante unas grúas para su sustitución.

Para sus operaciones en España, ha llegado a un acuerdo para el suministro del gas con Repsol, que construirá instalaciones para su almacenamiento en los puertos del norte de España.