La Comisión Europea ha lanzado dos consultas públicas para clarificar la normativa aplicable al hidrógeno renovable en el ámbito de la Directiva de Energías Renovables de 2018. De esta forma, podrá completar su propuesta para un marco regulatorio para el hidrógeno renovable.

La primera está relacionada con los combustibles renovables de origen no biológico y pretende fijar los criterios para los productos que pueden entrar dentro de la categoría de hidrógeno renovable, algo fundamental para alcanzar los objetivos energéticos del sector del transporte.

La segunda tiene relación con la metodología utilizada para calcular el ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero y pretende establecer un esquema detallado para el cálculo del ciclo de vida de las emisiones del hidrógeno renovable y los combustibles que utilizan carbono reciclado.

Ambos documentos están abiertos a consulta durante un periodo de cuatro semanas que terminará el 17 de junio, por lo que desde la Comisión animan a todos los ciudadanos e instituciones interesados en la materia que envíen sus comentarios al respecto.

Una vez finalice este periodo, se propondrá el texto final al Parlamento Europeo y al Consejo Europeo, que tendrá un periodo de dos meses para estudiar el documento antes de la adopción final de la norma por parte de la Comisión.

Dado el importante potencial del hidrógeno para conseguir los objetivos de descarbonización europeos, se pretende con ello impulsar la inversión en esta energía en los próximos años. Sin embargo, la producción de hidrógeno podría incentivar la generación de electricidad con un origen fósil, lo que socavaría los esfuerzos realizados y reduciría los beneficios de su utilización.

Es por ello que desde Bruselas buscan fijan unos requisitos que aseguren que la generación de hidrógeno renovable se corresponde con una producción energética sostenible.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110