Sede de la Comision Europea en Bruselas

Sede de la Comision Europea en Bruselas

Este pasado martes 25 de noviembre, la Comisión Europea ha aprobado su anunciado plan de inversión público-privada de 300.000 millones de euros en tres años, cuyo objetivo es reactivar la economía europea y evitar una tercera recesión. Su presidente, Jean-Claude Juncker, presentará la iniciativa ante el pleno de la Eurocámara este miércoles 26.

Desde el inicio de la crisis financiera, la inversión ha caído de media alrededor del 20% en la UE. La falta de inversiones es uno de los motivos que explica, según los dirigentes europeos, la debilidad de la recuperación en Europa.

Juncker anunció su plan de 300.000 millones de euros durante su discurso de investidura ante la Eurocámara el pasado julio para ganarse el apoyo de los socialistas y ha decidido acelerarlo ante el empeoramiento de la situación económica de la eurozona. «El dinero se invertirá en proyectos de interés europeo que estén maduros en ámbitos como el transporte, la energía o la economía digital». Para identificarlos, ya se ha creado un grupo de trabajo donde están representadas las capitales.

En cuanto a la financiación de este plan, el presidente de la Comisión ha dejado claro que no debe generar más déficit y deuda en los Estados miembros, por lo que la mayor parte del dinero tendrá que venir del sector privado, según ha dicho Juncker. También se ha confirmado que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) participará y que el presupuesto comunitario podría utilizarse como aval.

Proyectos más arriesgados

Para poner en marcha esta inversión de 300.000 millones, Bruselas creará un nuevo fondo europeo que estará alimentado únicamente con 20.000 millones de euros. Este capital vendrá del dinero ya previsto en el presupuesto comunitario y del BEI. Además, se invitará a los bancos públicos nacionales, como el ICO en España, a realizar aportaciones suplementarias, según ha informado el diario francés ‘Les Échos’.

Con este fondo se pretende financiar proyectos más arriesgados de los que asume actualmente el BEI. Para ello, se aportará a los inversores privados un aval sobre las primeras pérdidas de los proyectos financiados.

Sin embargo, el ‘plan Juncker’ ha generado dudas ya antes de su aprobación. Así, el ministro francés de Finanzas, Emmanuel Macron, ha dicho que los 20.000 millones de euros de capital podrían ser insuficientes para movilizar 300.000 millones de inversión. Para Macron, se necesitaría al menos entre 60.000 y 80.000 millones de capital.

El plan será discutido en las próximas semanas por los ministros de Economía de los 28 y está previsto que sea avalado por los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre que se celebrará el 18 y 19 de diciembre.

La UE ya lanzó en 2012 un plan de inversión de 130.000 millones de euros propuesto por el presidente francés, François Hollande, pero sus efectos sobre la economía fueron nulos.