La propuesta de la Comisión Europea para impulsar la publicación de las emisiones de los buques que atracan en puertos comunitarios animará a las navieras a reducirlas, tal y como señalan desde Transport & Environment.

El texto establece que la Unión Europea, cada vez más presionada por la industria y la Organización Marítima Internacional para armonizar sus sistemas de monitorización, publicación y verificación, debería empezar a exigir a los buques registrados en terceros países que informen sobre sus emisiones.

Contar con los datos de emisiones de todas las embarcaciones permitirá a los clientes saber cuáles son las más eficientes y las que proporcionan un mayor ahorro de combustible, reduciendo así sus emisiones de CO2.

La transparencia que promueve el sistema utilizado por la Unión Europea, a diferencia del de recopilación de datos de la OMI, impedirá que las más contaminantes se hagan pasar por eficientes, pues los cargadores necesitan poder identificar a los buques más limpios para reducir sus costes de combustible y el impacto climático.

Datos sobre la carga

El sistema comunitario proporciona información precisa y de calidad que garantizará la efectividad de las medidas que puedan aplicarse para mejorar la sostenibilidad del transporte marítimo. Sin embargo, Bruselas ha cedido a la presión para eliminar la obligación de los buques de recopilar datos sobre la carga, lo que resulta esencial para analizar su comportamiento en condiciones reales.

Desde la Asociación creen que resulta lamentable que la Comisión haya accedido a ello, ya que sin esta información, el mercado no puede diferenciar correctamente los buques más eficientes y habrá menos margen de mejora en la eficiencia de las embarcaciones, sus emisiones y los costes del transporte.

El transporte marítimo es responsable del 3% de las emisiones mundiales de CO2. Con la entrada en vigor de los nuevos límites de emisiones, tendrá que reducirlas en un 50% para 2050, con lo que tanto los sistemas de la OMI como los de la Unión Europea deberían proporcionar información detallada para que las autoridades competentes puedan establecer las correspondientes medidas regulatorias.