La cuestión sobre la aplicación de la normativa de salario mínimo a los conductores de camiones extranjeros que transiten por Alemania ha divido al Parlamento Europeo durante un debate celebrado el miércoles 24 de marzo y que ha contado con la presencia de la comisaria de transporte, Violeta Bulc.

Actualmente, la Comisión Europea sigue evaluando las implicaciones de esta norma, que Alemania ha suspendido parcialmente para aquellos camioneros en tránsito. En cualquier caso,ha declarado Bulc, «se debe cumplir con la legislación de la UE» .

Algunos de los eurodiputados han dejado clara su postura de evitar el dumping social y garantizar una competencia leal entre los transportistas. En este sentido, se ha indicado la posibilidad de implementar un salario mínimo en toda la UE y ha instado a la Comisión a presentar propuestas para proteger los derechos sociales de los conductores y las condiciones de trabajo, incluidas las listas negras de empresas que violan ciertas reglas.

Otros diputados han considerado que imponer normas nacionales que impongan salarios mínimos a los conductores podrían obstaculizar la libre circulación de mercancías, lo que iría en contra de los principios de mercado único y subsidiariedad de la UE, añadiendo costes y mayores procesos administrativos a las empresas de transporte de otros Estados miembros de la UE.

Por su parte, Bulc ha subrayado que este tipo de medidas nacionales «deben cumplir la legislación comunitaria». La Comisión aún está evaluando las medidas alemanas y su impacto, por lo que «aún no es capaz de pronunciarse claramente ante el Parlamento Europeo», ha explicado.

La CE también abordará la cuestión de aprobar normas sociales y revisar las condiciones de trabajo en el sector del transporte en su próxima legislatura, en 2016, ha concluido la comisaria.