Los transitarios de Madrid buscan mejorar la práctica diaria en las aduanas.

La iniciativa aspira a sensibilizar a la comunidad empresarial, especialmente a las pymes.

La Comisión Europea ha intensificado su comunicación con las empresas de la Unión Europea en el ámbito de las aduanas y la fiscalidad indirecta ante la posible salida de Reino Unido sin alcanzar un acuerdo. Esta campaña debería ayudar a informar a las empresas que deseen seguir negociando con el país sobre lo que deben hacer para garantizar una transición lo más fluida posible.

Las autoridades aduaneras nacionales están trabajando ya para estar preparadas para introducir exámenes y controles de las mercancías que circulen entre ambos territorios, si bien las propias empresas tendrán que adaptarse también tcon rapidez a las nuevas normas, que se aplicarán desde el primer día si no se llega a un acuerdo.

En este contexto, la iniciativa de la Comisión Europea aspira a sensibilizar a la comunidad empresarial, especialmente a las pymes, que deberían valorar si tienen la capacidad técnica y humana necesaria para enfrentarse a las normas y procedimientos aduaneros.

También será preciso obtener diversas autorizaciones y registros aduaneros para facilitar su actividad comercial si el Reino Unido forma parte de su cadena de suministro, además de ponerse en contacto con la autoridad aduanera nacional para ver qué otras medidas implementar.

Desde Bruselas, han puesto a disposición de las empresas varios documentos, como una lista de control con cinco etapas, en la que se ofrece una visión general de las precauciones que deben adoptarse.

La campaña complementa los esfuerzos nacionales por informar sobre los aspectos a tener en cuenta, y velar para que las aduanas nacionales estén preparadas para hacer frente a un Brexit sin acuerdo.