Japón y la Unión Europea han presentado una queja ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, alegando que el rescate bancario promovido por el gobierno coreano a Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering, DSME, va contra la normativa de la Organización Mundial del Comercio.

El Banco de Desarrollo y el Banco de Importaciones y Exportaciones del país se han comprometido recientemente a proporcionar una nueva inyección de capital de 254 millones de dólares (237 millones de euros) al astillero, que se está viendo seriamente afectado por la disminución de los pedidos y por una deuda multimillonaria.

Por ello, tanto Japón como la UE han instado a la OCDE a investigar el rescate financiero impulsado por la administración coreana desde hace dos años. La Organización, por su parte, ha explicado que está siguiendo de cerca la reestructuración económica.

En esta línea, el gobierno coreano ha lamentado tener que realizar esta inversión cuando aún existen grandes dudas sobre la recuperación del astillero, cuyo tamaño se reducirá en 2018, será necesario revisar el funcionamiento del sector en el país, donde actualmente el mercado se divide entre Daewoo, Hyundai y Samsung.

No obstante, Corea confía en que será posible seguir operando con dos grandes astilleros y encontrar un nuevo propietario para DSME, ya sea mediante una fusión o una adquisición.