Una de las tres plantas de Bridgestone en Burgos contará con una instalación de energía solar en cubierta de 9,2 MW de potencia.

La iniciativa, desarrollada en colaboración con Endesa, supondrá la instalación de más de 20.500 paneles solares en la cubierta de la planta.

Este proyecto, uno de los más ambiciosos de la historia de España en materia de autoconsumo, supondrá una inversión de más de cinco millones de euros. Contará con una superficie total de paneles de más de 40.000 m², lo que equivale a aproximadamente la tercera parte del área total de la fábrica.

La instalación comenzará en los próximos meses y se espera que esté en funcionamiento a finales del primer semestre de 2022. La fábrica burgalesa servirá de referente al resto de plantas que están estudiando instalaciones similares en el futuro.

Gracias a estos paneles, el 14% de la energía eléctrica que consume la planta se obtendrá del sol. De esta forma, la planta promoverá el autoconsumo minimizando su impacto tanto en el medio ambiente como en la red eléctrica.

A su vez, será capaz de producir lo que se denomina energía de Km 0, es decir, la energía se producirá en su punto de consumo, lo que es más beneficioso para el medioambiente, permitiendo que en algunos momentos del verano, la totalidad de las máquinas que operan en la planta sean alimentadas por energía solar.

Bridgestone ha contratado el proyecto bajo la modalidad de arrendamiento a 15 años.