España ocupa una posición geográfica privilegiada para las relaciones comerciales entre América, África y Europa. Así lo ha asegurado el presidente de la Asociación de Zonas Francas de las Américas, Gustavo González de Vega, durante un desayuno del proyecto Focomar en Cádiz.

Esta ciudad es precisamente la que, en su opinión, «debe ser punta de lanza para el contacto desde Europa hacia América», pues tiene una clara vocación internacional. El objetivo ahora es saber qué oportunidades de negocio tienen los empresarios gaditanos al otro lado del Atlántico y en África.

Las zonas francas son una red donde se pueden establecer relaciones entre los tres continentes, aprovechando que son espacios idóneos en los que desarrollar negocios e intercambios comerciales exentos de aranceles y de impuestos indirectos.

Las iberoamericanas ofrecen numerosas oportunidades para los inversores españoles y europeos, relacionadas con la tecnología, la sostenibilidad, la reconversión de espacios logísticos en espacios de innovación, la generación de cadenas de valor regionales, el negocio off shore y la reparación naval, entre otros aspectos.

En este sentido, el presidente de la Asociación de Zonas Francas de las Américas ha dado algunas claves como agregar valor a la producción en las etapas de pre y post-producción como herramienta para anclar a las empresas.